viernes, 10 de febrero de 2012

atracción (y) física


Better Git It In Your Soul by Charles Mingus on Grooveshark



la atracción gravitatoria es uno de los unsolved issues más terrenales de la física. sabemos (más bien, vemos) que las cosas se atraen, pero no tenemos mucha idea de por qué. hay teorías más y menos complejas que incluyen supercuerdas -no sogas-, materia oscura y partículas por descubrir, pero, como gran parte de la física, la explicación teórica poco importa para el día a día de la vida no-científica.

un misterio tan o más grande que ocupa y preocupa a quienes están dentro y fuera del laboratorio, es el asunto de la atracción física, humana. hay grandes similitudes en lo que se genera entre dos personas y lo que pasa entre la tierra y la luna, aunque los efectos pueden ser opuestos: uno nos mantiene con los pies en el piso, el otro head over feet.

la atracción gravitatoria es inversamente proporcional al cuadrado de la separación entre los cuerpos. a partir de cierta distancia, la atracción se hace irrefrenable y los cuerpos chocan, colapsan, elevando la temperatura en millones de grados. a escala a nosotros nos pasa lo mismo.

la mayor diferencia está en que la gravedad es un fenómeno mutuo, mientras que el feeling, la piel, no siempre está de los dos lados. lo nuestro es más complejo. además de la física y la quíimica, influye el ánimo, los gustos, un gesto, el marco y la disponibilidad. es una cuestión -casi- azarosa, inexplicable, pero que pasa.

casi siempre queda en la nada. una mirada, una sonrisa, un segundo de más. bastante peligroso y divertido sería poder concretar todo lo que la mente genera en ese instante. dulce magnetismo. cuando hay atracción, pocas cosas en el cosmos pueden evitar el desenlace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada