miércoles, 2 de febrero de 2011

tengo muchas cosas para decir (y otras muchas para hacer)

EMOCIÓN. mañana (re)arranco piano.

EMOCIÓN.


hoy fue un día de visita al hada del azúcar. mokaccino, frapuccino, dos alfajores, tres postrecitos y mucho dulce de leche. mmm. nos llevamos bien.


recomendación: ir al centro cultural matienzo a ver jazz los martes.
está bueno, son banditas de pibes piolas, sale $15.
fue mi primera vez, pancho es habitué, lucho llevó un vino muy copado.


(uy, shuffle, qué me hiciste, después de the crunge viene dancing days)



arrancó la temporada de estudio 2011. objetivo química analítica.
aunque la materia gana el nobel al embole, me gustó retomar la dinámica de estudio. juntarnos, charlar.
los instrumentos para la espectrofotometría y sus amigos son realmente poco interesantes, pero me dieron ganas de arrancar el cuatrimestre. de ver los horarios. ¿lunes, martes, miércoles, jueves: noche; viernes: tarde? por ahora pica en punta.


este cuatrimestre planea ser denso. intenso, me gusta más intenso porque denso puede tener connotación negativa y la que yo le quiero dar es 100% positiva.

toda mi vida fui de esas personas que todo el tiempo tiene alguna actividad. dos deportes, inglés y piano fue en general la fórmula. curso de ingreso desplazó a piano. colegio desplazó a curso de ingreso. siempre me gustó poder hacer de todo sin saber completamente cómo me daban las horas.

cuatro meses y medio de estar solo en otro mundo me enseñaron (un poco a los golpes, pero lo agradezco igual) a disfrutar los momentos de no hacer nada. confieso que me gustan esos momentos. ojo, tienen que ser pocos para saborearlos, me empalago de toque.

con la facu y corriendo seis veces por semana la dinámica fue otra. y ahora pum! trabajo.
trabajar para mí significa tener que organizar mis horarios que, claro, significa poder organizar mis horarios. es una de las mejores cosas que pueden pasar, pero se desvirtúa fácilmente. de repente empezó la tendencia 5hs de sueño por día. mi idea es encauzar un poco eso. cursar a la noche va a ayudar.

y si curso a la noche y trabajo cuando quiero, puedo: hacer kickboxing, hacer piano, hacer canto, ¿hacer francés?, ¿portugués?, ¿hacer remo?, salir a correr, andar en bici. tener una vida. ah, estudiar.

siempre hay que ir a uno mismo con la propuesta de máxima e ir negociando. 
negociar conmigo no me es fácil, en general termino perdiendo, pero a veces logro robarme un poco más, seguir un kilómetro más, dos ejercicios, veinte mails.

como ya dije en algún post: tengo la barrita de energía al mango, me comí un honguito de la vida (era verde, ¿no?).


espacio en blanco. la mitad de mi cabeza grita viernes. la otra escribe esto y sabe que del viernes no sabe nada.


como adelantó el título, estoy hasta las manos de cosas para hacer.
y mañana estudio temprano.
mirá vos, será otro día de 5hs de sueño.
eso se llama no ser consistente.


me acompaña zeppelin.


aaaaaaaah! el domingo hay que comprar clarín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada