miércoles, 12 de octubre de 2011

the black side of the berry

desde el domingo se fueron (y siguen) cayendo los blackberrys de todas partes del mundo [por un tema en el servidor blabla la compañía se va hundiendo, pierde market share a lo loco y sólo se mantiene fuerte en américa latina blabla, son contingencias de ellos, nosotros sólo queremos que anden bien].


de a poco se va a ir reestableciendo, va a quedar como una mancha más del tigre y listo. los simples mortales ya tenemos una mala imagen del servicio y no nos va a cambiar la vida, a los accionistas supongo que sí.

tener blackberry simplifica muchísimo mi día a día porque me permite despegarme de la computadora. básicamente, eso es lo que más me aporta.
inmediatez, redes sociales, chat, todo eso suma, pero no hace la verdadera diferencia costo/beneficio. poder no estar 24hs sentado en la pc y tener la facilidad de manejar cosas desde una clase o la casa de un amigo es el verdadero valor agregado.

tres días (¿serán cuatro?) sin tener todo en la mano y al instante me hicieron putear, consumir mucho más tiempo sentado frente al monitor y perder algunos tweets, pero, por favor, qué paz que da no estar pendiente todo el día del puto teléfono. [superada solamente por irse de vacaciones y directamente no tener teléfono]

así que, blackberry, la concha de tu madre, hacé un aparato que no se tilde, no me cortes el servicio porque es una paja, pero cada taaanto caete para que el mundo no se olvide de que de vos (blackberry) no depende la felicidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada